“LAS ÚLTIMAS NOTICIAS” Y EL MACHA DE CHICO TRUJILLO (II PARTE)


LUN, 02 de enero de 2011

El reportaje del 02 de enero, centrado en El Macha, abarcaba doble página y se organizaba de manera biográfica y, sobre todo, explicativa: quién es este tal Macha. Resulta, entonces, evidente, el afán introductorio, el juego descubridor, de Las Últimas Noticias hacia un público que le cuesta admitir que le gusta la cumbia, o que la rechaza derechamente, sobre todo pensando en la ya longeva carrera musical de Aldo Asenjo y todos los chicos de La Floripondio (1991) y Chico Trujillo (1999!!). Que la nota esté centrada en el Macha, además, resulta coherente con lo expresado en el post anterior, ya que, además de ser la figura visible de la banda y acaso la más carismática sobre el escenario de todo el Nuevo Mambo, su vida personal presenta un link farandulero que le funciona como pasaporte, como salvoconducto al mundo LUN, muy a pesar de ellos mismos, supongo: su relación con la actriz Adela Secall. Este elemento está explicitado en la bajada del titular y la nota complementaria del cuerpo principal, en la primera de las dos páginas, a través de una mención a José Secall, catalogado indirectamente como suegro del año, y quien, muy prudentemente, no le sigue el juego a LUN como de seguro ellos hubiesen querido.

¿Por qué una biografía de Asenjo? La misma nota lo dice: para las lógicas de farándula y validación de los grupos medios conservadores, una carrera como la de Chico Trujillo es un enigma. O más bien, que ellos mismos, los de clase media, el “medio país”, se vieran de pronto bailando “Loca” y “La medallita” resultaba ser todo un enigma digno de entender. El descubrir (entender y reconocer) que les gusta bailar cumbia sigue siendo, y por siempre lo será, una experiencia enigmática para los grupos medio y alto santiaguinos, una experiencia a medio camino  entre “lo choro de lo popular”, el turismo urbano y el esfuerzo de situarse como grupos integradores socialmente.

Y bueno, en qué consiste, para LUN, ese enigma:

– ausencia de manager

– silencio frente a la prensa del duopolio

– “vida alejada de las luces” (?), es decir, sin participación y sometimiento a los cánones de la televisión hegemónica (matinales, estelares faranduleros, etc.)

– rechazo millonario [inentendible] al Festival de Viña (“para el Macha es más importante la palabra empeñada”)

– pero sí participación gratuita (“desde hace diez años”) en el Festival del Fin del Mundo en Villa Alemana

– “enemigo de las grandilocuencias y los aspectos industriales de la música”, es decir, rechazo a las transnacionales (y cabría suponer, pero no lo sé, a la SCD… cierto??)

– “carrera exitosa en Chile y en Europa pese a que no aparece en los medios”, tradicionales, hay que insistir.

El perfil de bicho raro está listo y, supongo, en caso de que finalmente hubiese aceptado ir al Festival de Viña, rechazo destacado una y otra vez durante la nota, LUN se hubiese perfilado efectivamente como dando un golpe y corroborando cómo este pasquín sensibiliza con los procesos sociales en curso.

Freddy Stock, en la seguna página de la crónica, los sitúa en la tradición rockanrolera en que todos los medios han situado al Nuevo Mambo, con lo que da el sustento con aire académico a la nota farandulera de este proceso social en potencia: “patrón más bien consolidado en la historia del rock chileno [es decir, esto no es cumbia, es rock… y solo es cumbia escuchable en la medida que no es cumbia, sino rock], que tiene que ver con la aproximación de éste sobre las raíces populares y así crear una reivindicación del sonido. Los Jaivas, por ejemplo, redescubrieron ciertos elementos del rock latinoamericano [?? redescubrir el rock latinoamericano?? confuso, al menos]. En el caso del grupo del Macha Asenjo, ellos lograron rescatar [!!] la cumbia [rescatarla de qué cosa y para qué o quién??] con toda su sonoridad y multiplicidad de colorido [visión reducida a una cumbia], haciendo de eso un producto nuevo. Le dan una impronta a la cumbia desde el rock and roll”

La explicación teórica de Freddy Stock es notable, porque en ella se conjugan, a mi modo de ver, muchos de los mitos, prejuicios y rechazos históricos que los grandes medios santiaguinos han tenido con las cumbias en los últimos 40 años, todo disfrazado, por supuesto, de aceptación y entendimiento, especialmente aquello de que la cumbia digna de escucharse es solo aquella que rescata un algo, que antes fue despreciado, y que por lo tanto la cumbia se valida no en la medida que simplemente es cumbia, sino que es eco de otra cosa. La otra cosa es, por supuesto, lo que sí está validado.

Desde entonces a abril de 2011, después del Lollapalooza, Chico Trujillo estará apareciendo constantemente en LUN, en un intento constante desde la oficialidad farandulera de descubrir algún punto por el cual entrar al ritmo y a las lógicas inentrañables de la banda (y del Nuevo Mambo Santiaguino en general). Hubo un intento de apropiación y de cooptación, como me gusta decir, desde la oficialidad de los medios a través de Las Últimas Noticias, y hacia abril ese intento se intensificó, obviamente. Y además hubo un afán constante de aprovechar la figura del Macha [objetivo e) de LUN: Visar fenómenos populares] para en realidad referirse a fenómenos más bien de clase media alta que buscaban validación popularizante asociados a la cumbia [objetivo d) de LUN, según mi entrada anterior]. Pero eso lo seguiremos comentando más adelante.