ADRIÁN EN REVISTA ROCK AND POP 1997: ES SOLO MÚSICA TROPICAL, PERO LES GUSTA


Adrián

 

Revista Rock and Pop número 32, de enero de 1997. Página 14 y 15, entrevista a Adrián Chauque, el gigante del norte. “No nos molesta no tener los ojos verdes” se titula la nota redactada por Jorge Leiva. En el índice la presentan de la siguiente manera: “Probablemente todos conocíamos a Adrián. Lo que no sabíamos era que el resto de la gente también lo conocía”. Hermosa confesión de un colaborador de revista rockandpopera a inicios de 1997. “Hasta que, lógico, los medios de comunicación se abalanzaron sobre él y hoy, relevando a Pachuco y Juan Luis Guerra, es la gran estrella tropical del país”. Por supuesto, “los medios de comunicación” significa la televisión y “del país” significa de Santiago. Como lo comentamos anteriormente, desde mucho antes que Adrián y Los Dados Negros era la gran banda de cumbia nortina argentina en todo el centro norte de Chile. Pero el desembarco mediático en la capital había ocurrido durante 1996. Detraisto venía toda la onda sound. La Rock and Pop alcanzó a hacerle un guiño a la movida tropical antes de la avalancha.

Transcribiré las respuestas más relevantes que Adrián comparte en esa entrevista y que nos da luces de cómo se autorepresentaba por entonces y cómo generaba un relato de su propia historia argentino-chilena.

“Nosotros  nos habíamos promocionado en Chile varias veces, por medio de la prensa, a la espera de que saliera un contrato o algo. Hasta que al fin, para la semana de Calama, vinimos y actuamos el 22 y 23 de marzo de 1993 (…) Nunca habíamos estado en Chile. No teníamos idea de las distancias, incluso tomamos un bus de Buenos Aires a Calama.

“A partir de Calama la gente nos dice que nos quedemos y algunos productores nos proponen cosas. Me quedo yo y dos músicos más.

“Al principio la cosa fue difícil, no nos pagaban mucho, a veces actuábamos gratis. Pero así es la vida del artista. Uno tiene que probar suerte, ir sembrando lo que uno hace y entregando a distinto público el don que uno tiene. Y para triunfar hay que sufrir.

“Nosotros existíamos desde 1981, cuando yo llegué a Buenos Aires. Nos llamábamos Los Dados y en 1986 la compañía de discos decide llamarnos Adrián y Los Dados Negros. [Para 1993] había que buscar nuevos escenarios, orse a otro país. Teníamos ocho discos editados. Pensábamos irnos. Las posibilidades eran Chile, Ecuador, Bolivia. Al final, nos quedamos en Chile.

“[De política] no hablo, soy un burro para opinar de política. Nunca [tocaría en la campaña de un candidato].

“Admiro a Jorge González, Alberto Plaza, Ariztía… […] Nos gusta la música [de Rubén Blades, Willie COlón, Juan LUis Guerra], pero no la cosechamos, no es nuestro estilo. Nosotros hacemos música tropical romántica.

“En Argentina hace diez años nadie era así. Nos copiaron el uso de campanas, la batería de jazz en vez de la timbaleta.

“[De Chile] me encantan los grupos tropicales. Me gusta Pachuco y soy amigo de Tommy Rey.

“El sueño es llegar al Festival de Viña. Si la virgen quiere, estaremos ahí.

“Nos hicimos queres de la forma que somos. No nos molesta que no tengamos los ojos verdes y no ser rubios. A lo mejor nos gustaría serlo. Eso sí.

“[Sobre si su música es para gente pobre] No he identificado eso y me tiene sin cuidado. Canto a los que les gustan mis canciones y ojalá que llegue a todas las clases sociales […] La gente vacila con nosotros desde Pudahuel hasta Las Condes”

La nota termina con el parafraseo de una histórica frase del rock: Es solo música tropical… pero les gusta.